7/10/16

Cuando el narcisismo es culpa de los padres



Por Julia Kirchner

Muchos padres se ven sobrepasados a la hora de educar a sus hijos. Al menos eso es lo que cree la terapeuta infantil Martina Leibovici-Mühlberger, que observa que muchos niños crecen como pequeños narcisistas a raíz de los errores que cometen sus padres en el período de su educación. En esta breve entrevista, la especialista explica cuáles son, a su parecer, los principales errores que suelen cometerse.



-¿Cuál suele ser el error más frecuente que se comete en casa en materia de educación?

– A muchos padres les resulta difícil tomar una decisión cuando están ante un deseo o una necesidad de sus hijos. Les cuesta oponer resistencia o decir que no. Por supuesto, es importante prestarles atención y transmitirles seguridad, pero muchas veces los adultos ponen pocos límites por miedo a que los niños, en caso contrario, se aparten de ellos. Eso es un gran error, porque los niños deben orientarse en lo que hacen los mayores, no al revés.

-Los niños suelen armar un berrinche si no se les dice que “sí”. ¿Cómo deberían reaccionar los padres ante un ataque de caprichos?

– Eso depende de la edad de los niños. Si es un niño pequeño, uno debe intentar serenarlo, por ejemplo alzándolo y hablando con él. Si ya tiene unos siete u ocho años, se le puede decir “momento” o directamente “se acabó”. Eso para los niños es bueno.

-¿Hasta qué edad suelen tener influencia los padres?

– Por lo general, a partir de los 15-16 años ese momento ya ha pasado, pero eso depende de cómo se hay manejado la familia hasta ese momento. Hay senos familiares en los cuales un preadolescente de 12 años ya no respeta la autoridad paterna.

-¿De qué depende?

– Del tipo de vínculo que se haya gestado, y eso, a su vez, depende de las pequeñas cosas y gestos de la vida cotidiana, de compartir momentos y experiencias con ellos, de pasar tiempo juntos, de darles dedicación. Por supuesto, ningún vínculo estará exento de peleas, pero lo crucial es fomentar el diálogo.

-¿Cómo pueden darse cuenta los padres si están haciendo las cosas bien?

– En realidad el mejor parámetro es el niño. Si tiene un comportamiento equilibrado y al mismo tiempo parece tener una buena autoestima, es una excelente señal. Además, siempre es bueno que los menores tengan sueños, deseos, que hagan planes y diagramen caminos para conseguir lo que quieren y que no busquen lograr sus metas a muy corto plazo o sin importar qué hacen para lograrlas.

(especial de la agencia DPA) publicado en Perfil.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario