12/2/15

Tips para armar un FODA con tu personalidad



Por Luciana Taborda

Ya debés haber escuchado acerca de la matriz FODA unas cuantas veces; es que esta herramienta resulta muy útil a la hora de efectuar diagnósticos en empresas e instituciones. Hoy, te proponemos que analices estas variables en tu propia vida. Los resultados serán de gran utilidad para tu próxima búsqueda laboral, la redacción de tu CV y hasta para pedir un ascenso ¿Te animás a descubrirte?



El análisis para detectar Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas es una técnica concebida por Kenneth Andrews y Roland Christensen hace más de 20 años. Entre sus utilidades más preciadas se encuentra la posibilidad de ofrecer una “radiografía” de la organización o empresa y, en base a ello, elaborar planes de contingencia o manuales de crisis. Pero estas bondades de la técnica pueden ser trasladadas a las personas que integran dichas instituciones. De hecho, en muchas entrevistas laborales, resulta frecuente preguntar acerca de las fortalezas y debilidades del candidato a un puesto.

Como no hay nada mejor que conocerte para poder definirte y, así, lograr que los otros te conozcan, te proponemos que realices el siguiente ejercicio:

Las fortalezas: tu mejor carta

Comenzá por tus virtudes, aquello en lo que sabés que te destacás, lo que hacés bien.

Preguntate por qué eso te gusta o te resulta fácil. Intentá conectar esa fortaleza con un rasgo de personalidad. Ejemplo: “me gusta hacer las cosas bien” – “soy responsable”; “siempre llego a tiempo” – “soy puntual”. Ese es tu diferencial, el aspecto que va a hacer que te elijan a vos y no a otro postulante; así que concentrate e intentá encontrar tu fuerte.

Las debilidades: transformá tu talón de Aquiles

Ahora llega el punto en el que tenés que reconocer tus debilidades y admitir que no “todos somos buenos para todo”. Pero no necesariamente lo tenés que ver como algo que te falta, sino como aquello que podés mejorar. Es decir, “no soy puntual”; entonces “me levanto unos minutos antes” o “adelanto mi reloj personal”, etc. No te olvides de que la debilidad es como un músculo que se entrena para que se haga fuerte.

De la amenaza a la oportunidad en un solo paso

Pasamos a los aspectos externos, que estarán estrechamente vinculados con los internos.

Empecemos por lo malo, para que el cierre sea bien positivo. ¿Qué elementos de afuera podrían constituirse en una piedra en tu camino?

Sin duda, los puntos débiles serán de gran incidencia en tu vulnerabilidad a las amenazas. Frente a ellas, más que un escudo, te recomendamos un colador: aprendé a tomar los problemas, las dificultades que surjan y sacá provecho de ellas; para que en el futuro sepas cómo reaccionar frente a situaciones semejantes. Un postulante competidor, una persona más capacitada en algunas cosas, un candidato que ingresa a una empresa por un contacto. Es aquí cuando tenés que tomar las fortalezas y animarte a destacarte, pero, fundamentalmente, a hacerte fuerte. Después de todo, no hay mal que por bien no venga.

Por último, y no menor, una vez que hayas finalizado este diagnóstico, tendrás bastante claro cuáles son tus habilidades, tu experiencia, tu valor agregado. Esto mismo te permitirá aprender a reconocer que hay situaciones que te son más provechosas, en las cuales podés aportar lo mejor de vos. En este sentido, tendrás que averiguar qué tipo de empresas ofrecen estas oportunidades, con qué empleadores es mejor trabajar y en qué momentos resulta más conveniente pedir aumentos, ascensos o decidir cambiar de empleo.

Tenés en tus manos las herramientas para conocerte y hacerte conocer ¿Ya estás listo para armar tu propio FODA?

Publicado en La nueva ruta del empleo Argentina
 Córdoba, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario