8/12/16

¿Celosa, yo?



Por Alejandra Stamateas

En mayor o en menor grado todas hemos sentido celos en algún momento de nuestras vidas. Como seguramente sabrás, la persona celosa sufre mucho. No necesariamente sólo se puede celar a la pareja sino también a los hijos, a los amigos, a los objetos, y a todo aquello que consideres que es tuyo, que te pertenece y que podés perder.



Una mujer es celosa porque tiene miedo de perder lo que posee. Una persona celosa confunde amor con posesión. La mujer celosa posee esa cosa o persona, como si fuera de su propiedad, por eso dice: “esto me pertenece a mí”, “esto es mío”, “nadie puede venir a sacarme lo que es mío”. ¿Qué hace una mujer celosa?

1. Interroga

¿A dónde fuiste?, ¿con quién hablaste?, ¿con quién estuviste? En la oficina, ¿tenés una compañera nueva?

2. Comienza a prohibir

“No vas a salir con tus amigos”, “no vas a hacer esto u aquello”, “no quiero que hables con esa mujer”. Los celos hacen que controles cada acto, cada gesto y palabra que el otro está diciendo, hace que revises los bolsillos de los pantalones, de la camisa, que llames a los teléfonos que encontrás anotados en la agenda, hasta llegar al punto de escuchar las conversaciones telefónicas.

Sin darte cuenta, los celos, terminarán lastimando y destruyendo y alejando a aquellos a quienes amás. Los celos lo único que hacen es que vos pierdas.

Es por eso que nos urge sanar esta emoción, ya que si tus celos siguen creciendo, la pérdida será aún mayor. Recordá que el tamaño de tu celo te va a indicar el tamaño de lo que podés perder, tal vez toda tu familia, tus amistades o tus hijos.

Alguien dijo que la vida es como un jardín y sólo va a crecer lo que cultives. Los seres humanos no son posesiones, no son propiedades nuestras; el marido que tenés, no es tu propiedad, no está a la venta, no lo compraste.

Las personas son libres, no las ates a vos y vos no te ates a nadie. Las personas no se poseen, comenzá a disfrutar de la libertad que tenés:

- No te aferres a nadie, aprendé a establecer relaciones interpersonales sanas.

- No celes, comenzá a disfrutar de la vida, estás hecha para ganar y no para perder, no tengas temor.

Y a los que amás, demostrales cada día sanamente tu amor; un amor sano es un amor que sabe disfrutar de la libertad responsable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario