20/9/12

¿El honor pasó de moda?

por Mónica Podrowski

La pregunta:


En nuestra sociedad, el HONOR, es un concepto pasado de moda?
¿En una sociedad donde ya nada es malo, donde todo se permite, donde ya no causa verguenza ser un delincuente (antes bien, es una "profesión" muy lucrativa y admirada) ni una prostituta (las quinceañeras quieren ser table-dancers o estrellas porno) En una socidad que se maneja a partir de la transa, la corrupción, donde los valores ylos límites se han perdido, existirá todavía el concepto del honor?



Mi respuesta:

El concepto de honor es algo complejo porque tiene connotaciones éticas y por ende subjetivas y de ahí que puede variar la visión del mismo como así también la importancia de su valor social.

Generalmente se lo vincula con la honestidad, la integridad, el prestigio y la distinción.

Por un lado decimos: "es un ser de gran honor" y ahí alude a la dignidad, pero también manifestamos: "es un honor conocerlo" y ya hace referencia al mérito, rango o destacado que pueda ser esa persona.

Por eso el término honor puede ser de doble acepción: como valoración y como premio a su vez.

En tu pregunta se alude más a los valores morales y a una sociedad consumista, frívola, que premia más lo exterior que lo esencial y que corre vertiginosamente tras el dinero, lo material y las apariencias.

En parte es así esto y lo vemos a diario, donde se han perdido criterios de hacer valer la palabra, de respetar tradiciones, la familia como unidad básica o pautas educativas tanto en la escuela como en el hogar.

Los límites están menos demarcados y claros, hay igualdad de posiciones sin tanto escalón jerárquico y los jóvenes muestran sin pudor todo tipo de destape.

Sin embargo paralelamente hay un aumento de una movida espiritual como búsqueda interior de subsanar esto que desde afuera se impone y vemos mucha gente preocupada por el tema, meditando, haciendo tareas de solidaridad o sociales, leyendo y cultivando lo intelectual y tratando de conectarse más con la movida natural y ecológica, tanto en la alimentación como en los paisajes y buscando un vida alejada del ruido y la contaminación.

En síntesis creo como en todo, que si hay conflicto hay posibilidad, si hay diversidad todo no está perdido y somos muchos los que bregamos y creemos en que la dignidad humana aún es posible y se puede sostener aún en una cultura del malestar y el derrumbe de los límites.

Siempre hubo, el tema es que antes todo se tapaba, se silenciaba con castigo y culpa y hoy se vive a viva voz y todo se ventila.

sin embargo fijate que en apariencia este no temer a nada es falso, ya que cada vez hay más ataques de pánico, más fobias y más ansiedad generalizada como síntoma de que algo no está del todo honorable...

"El honor es la poesía del deber".
Alfred Victor de Vigny

No hay comentarios:

Publicar un comentario